OPINI√ďN / por JUAN MANUEL QUERO

La mujer en el contexto de la Reforma Protestante

( 1 Voto )
a / A
Larger Font Smaller Font

En el #8M2019, Día Internacional de la Mujer, recuperamos este artículo del historiador protestante Juan Manuel Quero que  publicamos en 2016, en el que el autor valora la influencia de la Reforma en el progreso social, espiritual y religioso de la mujer a partir del siglo XVI.

20161020-2

(JUAN MANUEL QUERO, 08/03/2019) |  La Reforma Protestante del XVI, se da en un tiempo de transición muy importante, y no solamente en unos sectores, sino de forma global, a veces simultánea, e incluso a nivel mundial, con todo el proceso que conlleva la transición de los modelos arraigados en el Medievo.

La Modernidad, que abriría el Renacimiento, y que facilitaría la Reforma Protestante, supondría cambios en los estados emergentes, así como en la política social y económica. La Modernidad crea elementos propicios para ello; pero la Reforma del XVI aportaría también, para que la Modernidad fuera en parte facilitadora de una Europa diferente, y por lo tanto un mundo en proceso de cambio.

En este tiempo la mujer no era persona en el sentido jurídico, pues no tenía derecho ni a juicio, pues en todo, tendría que ser representada por el hombre.

Uno de los cambios imprescindibles y necesarios ser√≠a el referente a las estructuras sociales y demogr√°ficas, donde la mujer deber√≠a ser dignificada y tratada, no como una especie de ¬ęmercanc√≠a¬Ľ, u objeto, con el que se hac√≠an pol√≠ticas para llegar a acuerdos, o para que el hombre fuera servido a su antojo. En este tiempo la mujer no era persona en el sentido jur√≠dico, pues no ten√≠a derecho ni a juicio, pues en todo, tendr√≠a que ser representada por el hombre.¬† La iglesia Cat√≥lica Romana apostillaba esto apoyando esa situaci√≥n con argumentos incluso b√≠blico-teol√≥gicos, donde se referir√≠a al libro de G√©nesis, y al pasaje donde se menciona que es la mujer la que se encuentra con la serpiente, y es la primera en pecar. As√≠ mismo se har√≠a uso de los pasajes donde el ap√≥stol Pablo trata algunos temas referentes a la mujer; adem√°s de apuntalar esto con algunos Padres de la Iglesia, como Tertuliano y Tom√°s de Aquino. Evidentemente aplicando una hermen√©utica inadecuada, como suele ocurrir hoy d√≠a en los grupos m√°s fundamentalistas e integristas, que a pesar de su integrismo se pierde de vista todo el mensaje b√≠blico que habla de la mujer con un sentido de igualdad, encumbr√°ndola seg√ļn las situaciones en la c√ļspide de responsabilidades muy diversas: evangelistas, profetisas, gobernadoras, reinas, etc.

En el momento de la Reforma Protestante, la corrupci√≥n existente en la Iglesia Cat√≥lica llegaba incluso a alentar, el concubinato, conviviendo con pr√°cticas cercanas a la prostituci√≥n, donde las meretrices eran bien conocidas por los religiosos.¬† Especialistas en este tema, como los profesores de la Universidad de Berl√≠n, Heinz y Marianne Stallmann, dicen lo siguiente: ¬†¬ę [‚Ķ] el celibato de los sacerdotes y de los monjes engendraba tambi√©n superabundancia de mujeres, incluso teniendo en cuenta el hecho de que la Iglesia, a partir de la introducci√≥n del celibato (1074), no alcanz√≥ a suprimir sino muy lentamente y de modo imperfecto la pr√°ctica del concubinato de las ‚Äúsirvientas del cura‚ÄĚ.¬Ľ[1] Adem√°s, todo esto se hac√≠a, reforzando el sacramento del matrimonio. El divorcio no se pod√≠a permitir para liberar a los c√≥nyuges de una situaci√≥n infernal, pero se procuraban concubinas para el hombre, bien para que no tuviera que divorciarse, o bien, si por ser cat√≥lico, no pod√≠a casarse, permiti√©ndose pr√°cticas de todo tipo para compensar esto. Las instituciones imperaban por encima del hombre, a pesar de c√≥mo fuese su situaci√≥n. De una forma u otra la mujer saldr√≠a siempre malparada y maltratada por este sistema pernicioso. En los mismos ¬ęProp√≥sitos de mesa¬Ľ de Lutero se explica lo siguiente:¬† ¬ęEl papa Julio ten√≠a un cardenal al cual amaba mucho por su ciencia y habilidad, y aunque el cardenal manten√≠a culpables relaciones con una religiosa, el papa no se preocupaba por ello sin tenerlo en cuenta [‚Ķ]. Pero cuando el cardenal, llevado del ardiente amor mutuo, la tom√≥ por esposa, el Papa se puso fuera de s√≠, le retir√≥ su protecci√≥n, le dijo que esa uni√≥n era algo impuro, obsceno, etc.¬Ľ[2] Son much√≠simos los ejemplos reales que podr√≠amos poner, en el que el gobierno civil, el religioso, e incluso los poderes f√°cticos de la misma sociedad, conjugaban una realidad que tendr√≠a que ser deleznable en cualquier √©poca de la Historia de la Humanidad. Ante todo esto, se hac√≠a necesaria una reflexi√≥n al respecto, no solamente por v√≠as sociol√≥gicas, sino tambi√©n teol√≥gicas y b√≠blicas; ya que todo esto era lo que se utilizaba, entre otros argumentos, para vejar a la mujer.

Los reformadores con Lutero a la cabeza, elevaron notablemente el estatus social de la mujer, procurando que asumieran una importante influencia, tanto en la vida conyugal como el gobierno de la familia.

En otras reflexiones podremos tratar lo que la Reforma del XVI tendría que decir en temas relacionados con el matrimonio, el divorcio, y otras instituciones que afectaban directa o indirectamente a la mujer; pero, quepa decir, que los reformadores con Lutero a la cabeza, elevaron notablemente el estatus social de la mujer, procurando que asumieran una importante influencia, tanto en la vida conyugal como el gobierno de la familia[3]. Los escritos de Lutero revelarían la necesidad de que todas esas mujeres que en contra de su voluntad estaban recluidas en conventos como monjas, porque otros acordaron esto, o bien porque no tenían otra opción, podían romper esos votos. Muchas mujeres escaparían de los conventos y acudirían a los reformadores para ser orientadas y apoyadas. Una de ellas sería la futura esposa de Lutero, Catalina de Bore, con quien contraería matrimonio en junio de 1525.

El matrimonio de Lutero y de Catalina fue paradigma, y muchos y muchas religiosas tambi√©n dar√≠an este paso. La mujer, no solamente ser√≠a dignificada en la instituci√≥n de la familia, d√°ndole un papel m√°s elevado, sino que, adem√°s, en la educaci√≥n tambi√©n se luchar√≠a para que tuviera acceso a una cultura, no simplemente como madre o como mujer, sino en un sentido de igualdad con el hombre. Esto, inicialmente, incluso en la misma teolog√≠a de Lutero, quedaba algo distante; pero, a pesar de que a√ļn hab√≠a mucho por hacer, la Reforma Protestante dio principios importantes para andar este camino, dando as√≠ los primeros pasos.

Los protestantes de la Reforma del siglo XVI, no se conformar√≠an con esta situaci√≥n, y entendiendo la importancia de un cambio estructural, no se conformaron con que se abrieran unos colegios para mujeres, tal como indicaban de forma expl√≠cita: ¬ę[‚Ķ]es necesario educar a las muchachas como a los muchachos, teniendo en cuenta que en la historia existieron mujeres en Roma que compitieron con los hombres incluso en elocuencia¬Ľ[4]. La educaci√≥n se hendir√≠a en estas l√≠neas reformadoras, dando a luz a personajes tan importantes, como fue el padre de la pedagog√≠a moderna, el protestante checo Juan Am√≥s Comenius, quien, entre otros muchos principios, tendr√≠a la educaci√≥n de la mujer, libre de tintes machistas.

Los mismos protestantes anabautistas del siglo XVI, harían un gran énfasis en el aspecto de la igualdad, con Thomás Muntzer a la cabeza de esta batalla revolucionaria. La base para afirmar esto sería tan bíblica, como afirmar el principio protestante del sacerdocio universal de todos los creyentes, donde la mujer también tendría esta responsabilidad individual, en igualdad de condiciones con el hombre, tanto en los distintos aspectos sociales como religiosos. El alma del hombre, así como la de la mujer, ‒afirmaban‒, tiene su origen en Dios y, por lo tanto, discriminar el alma de una mujer era algo muy serio.

QUERO

Los elementos que se barajaron en aquella √©poca, para mantener a la mujer fuera de juego, suelen usarse a√ļn, de forma peligrosa. ¬†Algunos de estos podr√≠an ser: aspectos culturales anclados en el oscurantismo, que siguen vigentes de forma irracional; elementos religiosos, incluso b√≠blicos interpretados por ex√©gesis inadecuadas[5], en este caso sin tener en cuenta la l√≠nea cultural oriental que comprenden los textos sagrados y que no son en s√≠, la Palabra de Dios, sino un medio contextual donde discurre esta.¬† Esto todav√≠a puede inducir a iglesias y a diferentes estratos sociales, a seguir afirmando lo que todav√≠a podr√≠a mantener a la mujer, por raz√≥n de sexo, en una situaci√≥n discriminatoria. Es por ello, que los principios de la Reforma en pro de la libertad de la mujer, deben seguir siendo tenidos en cuenta, y la iglesia ha de seguir en proceso de renovaci√≥n, para no dejarse llevar por los atractivos tradicionales y/o culturales que sean perniciosos, por muy entrelazados que est√©n estos con nuestra historia m√°s cercana, o pr√≥xima a nosotros, pues nunca deber√≠an conformar nuestra identidad.


[1] Heinz y Marianne Stallmann. ¬ęLa mujer alemana en tiempos de la Reforma¬Ľ. En: Historia Mundial de la Mujer. Tomo 2. Barcelona: Ediciones Grijalbo, S. A., 1973, p. 292.

[2] Ibidem, p. 323.

[3] Cfr. Ibidem, 297.

[4] K√Ęte Stricker. ¬ęDocumentos acerca de la vida de las mujeres a trav√©s de la historia, Cuaderno 11, Renacimiento. Berl√≠n, 1927, p. 9.

[5] Muchas veces m√°s que una ex√©gesis, nos podemos encontrar con una ¬ęeis√©gesis¬Ľ esto es, m√°s que extraer el mensaje de la Bibl√≠a, introducir pensamientos personales, bien con arraigo denominatvo seg√ļn un ente religioso; o a una cultura o tradici√≥n determinada, entre otros intereses que enajenan el mensaje interpretado.

Autor: Juan Manuel Quero

[1] Juan Manuel Quero Moreno. ¬ęTeologismos: una perspectiva diferente¬Ľ.¬† [M√°laga]: impreso en Publidisa, abril, 2015, p. 80.

[2] Manuel de Le√≥n de la Vega. ¬ęLos protestantes y la espiritualidad evang√©lica en la Espa√Īa del siglo XVI¬Ľ. Tomo I. Publica Manuel de Le√≥n. [ISBN 978-84-615-2064-0]. Publicado el 1 de agosto de 2008. p. 119.¬†

[3] Jos√© C. Nieto. ¬ęJuan de Vald√©s y los or√≠genes de la Reforma en Espa√Īa e Italia. Madrid: Ediciones F.C.E. Espa√Īa, S.A., 1979, p. 181 ss.

 

¬© 2019. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma¬†gratuita¬†y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA.¬†Las opiniones de los autores son estrictamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Artículos de Juan Manuel Quero

 
 

Todos los cristianos evang√©licos debemos mucho a la Reforma Protestante, estando m√°s unidos a esta de lo que podr√≠amos pensar. Yo no me considero ni luterano, ni calvinista, ni zwingliano, ni seguidor de algunos de los reformadores m√°s o menos destacados de ese tiempo tan significativo; pero,¬† me puedo identificar con una buena parte de sus ense√Īanzas, pues, hay algo com√ļn, y es la base de Las Escrituras.

Muchos evang√©licos podr√≠amos decir que nos convertimos en un contexto que nada tiene que ver con la Reforma Protestante, y que Cristo se nos revel√≥ a trav√©s de la lectura de la Biblia, o de una predicaci√≥n o mensaje que ten√≠a esta base, sin m√°s datos, o planteamientos de terceros. Esto que es lo que yo llamo ¬ęevangelicalismo¬Ľ, es decir, el surgimiento de creyentes e iglesias por un encuentro con el evangelio, y por tanto con Cristo, no est√° ajeno de una realidad, que queramos o no, nos une con la Reforma Protestante, --a pesar de que esto no suponga que seamos iglesias reformadas en el sentido hist√≥rico a lo que se refiere esta clasificaci√≥n.

 

El encuentro con la Palabra de Dios ha sido facilitado, porque muchas personas no escatimaron esfuerzo, --especialmente desde esta Reforma del siglo XVI--, para que la Biblia pudiera ser asequible a todas las personas. Esto significaría traducirla a las lenguas vernáculas, en el idioma de cada pueblo, pues solamente podría encontrarse la traducción en latín, de La Vulgata, realizada por uno de los Padres de la Iglesia, como fue San Jerónimo.

 

Pocos, sab√≠an leer, pero m√°s distante se har√≠a el conocimiento de la Biblia en lat√≠n, que solamente estaba al alcance de muy pocos, adem√°s del clero. Por otro lado habr√≠a que liberalizarla de la posesi√≥n de los que hab√≠an hecho de ella un monopolio de su traducci√≥n, lectura e interpretaci√≥n, para que pudiesen adquirirla y leerla todas las personas. Por ello entre las ¬ęcinco solas¬Ľ de Reforma Protestante, que marcan los √©nfasis de la misma, la primera era ¬ęSola scriptura¬Ľ.

As√≠ podr√≠amos hablar de La Biblia de Lutero, de la que ya he comentado diferentes cuestiones en otras reflexiones. Esta √ļltima, en la que trabaj√≥ hasta su muerte, ser√≠a la base para muchas versiones y biblias en el idioma germano y en otros lugares.



Juan Manuel Quero Moreno. ¬ęUn nuevo descubrimiento relacionado con la Biblia de Lutero¬Ľ. En: Actualidad Evang√©lica. [En l√≠nea]. Disponible en: <https://www.actualidadevangelica.es/index.php?option=com_content&view=article&id=8501:un-nuevo-descubrimiento-relacionado-con-la-biblia-de-lutero&catid=37:pensamiento> [Consultada el 10 de junio de 2016];

Nathalie Rabines Rodr√≠guez. ¬ęProceso de la traducci√≥n de la Biblia de Mart√≠n Lutero¬Ľ. Facultad de Traducci√≥n e Interpretaci√≥n Universitat Aut√≤noma de Barcelona. [En l√≠nea]. <https://ddd.uab.cat/pub/tfg/2015/tfg_25863/RABINES_RODRIGUEZ_NATHALIE_1268864_TFGTI1415.pdf>. [Consultada el 10 de junio de 2016].

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: