ferede logo_twitter logo_Facebook logo_yt ivoox logo_RSS

La Biblia en España y en el Mundo

DILEMAS EN LA TRADUCCIÓN BÍBLICA: La dificultad de elegir

La Palabra, el texto en su contexto (3)

20120327-3

andavert150Queridos amigos, en este blog iré ofreciendo además de mis propias aportaciones, otras colaboraciones que creo serán del interés general y siempre dentro del marco de presentar aspectos de la traducción bíblica.

En esta ocasión he solicitado la colaboración de un biblista, Avelino Martínez, miembro de las Asambleas de Hermanos y miembro del Consejo de Dirección de la Sociedad Bíblica, quien nos introduce en el fascinante mundo de las decisiones en la traducción. Veremos los retos de traducir en contextos distintos un mismo término  hebreo y que en castellano tiene multitud de significados. ¡Espero que lo disfrutéis!

José Luis Andavert

Leer más [+]

aev20120228-3
Sinagoga de Ágreda (Soria)
La Torah, antigua biblia hebrea de la sinagoga de la comunidad judía de Ágreda (Soria), formará parte de la exposición 'Biblias de Sefarad' que se inaugura hoy en la Biblioteca Nacional de España en Madrid.
EUROPA PRESS. 27.02.2012 | La Torah, antigua biblia hebrea de la sinagoga de la comunidad judía de Ágreda (Soria), formará parte de la exposición 'Biblias de Sefarad' que se inaugura hoy en la Biblioteca Nacional de España en Madrid.

La comunidad judía de Ágreda estaba formada por unas trescientas personas que se agrupaban en torno a la sinagoga, que todavía se conserva, situada en el recinto amurallado de Nuestra Señora de la Peña.

Tras la expulsión de los judíos en 1492, la Torah dejó de utilizarse como tal y se reaprovechó para encuadernar un Libro de Actas del Ayuntamiento de Ágreda.

En la actualidad, se conservan unas cincuenta líneas en caracteres hebreos pertenecientes al Levítico.

La Torah de Ágreda , que ya participó en la exposición 'Recordando Sepharad' de Washington, se podrá ver ahora en la muestra 'Biblias de Sefarad: las vidas cruzadas del texto y sus lectores' que estará abierta hasta el 13 de mayo y que explora la historia de la Biblia hebrea en España; el eje central sobre el que gira, en el Judaísmo medieval, la vida cultural y religiosa de los judíos de la península ibérica.

La muestra que esta comisariada por Javier del Barco y que es organizada por el Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS) del CSIC y la Biblioteca Nacional de España, acerca al visitante a los modos en que la Biblia hebrea era leída, interpretada y representada en la Edad Media.

La esencia de la exposición está en los manuscritos que fueron producidos en la península ibérica, que fueron leídos por judíos y por conversos en la España medieval, y coleccionados después por distintos propietarios e instituciones españolas.

Ocho secciones articulan la exposición: La Biblia; Aprendizaje;

Liturgia; Exégesis bíblica; Polémica; Razón y revelación; Espacios de lectura y tipos de lectores y Coleccionismo en España.

Fuente: 20minutos.es

ENTREVISTA AL PASTOR MANUEL ÁLVAREZ

Redescubriendo la Palabra de Dios

aev20120202-2
El pastor Manuel Álvarez, leyendo
'La Palabra', una traducción con lenguaje
actual.

(MADRID, 02/02/2012) En la Iglesia Evangélica Betel de Madrid, perteneciente a las Asambleas de Dios de España (FADE), la Biblia LA PALABRA (El Mensaje de Dios para mí), es usada mayoritariamente por la congregación desde hace muchos meses. Manuel Álvarez, pastor de la mencionada congregación, explica en esta entrevista por qué decidió adoptar La Palabra como traducción de uso habitual en el culto comunitario.

-¿Qué lo motivó a adoptar esta traducción en el desarrollo de cada encuentro o en cada celebración en la iglesia?

-Estoy convencido de que el lenguaje usado, tan actual, hace más comprensible el mensaje bíblico aportándole más luz si cabe. Nos está permitiendo leer de una forma fresca la Palabra; sobre todo al hacerlo en público las personas ponen más atención al no escuchar el texto habitual evitando caer en la monotonía.

Leer más [+]

RESTABLECIDOS EN LA AMISTAD CON DIOS

La Palabra, el texto en su contexto (2)

sbe0001-600
José Luis Andavert, secretario general de la Soc. Bíblica de España, con un ejemplar de La Palabra | FOTO: SBE

(SBE / José Luis Andavert, 04/11/2011) Traducir términos que con el tiempo se han convertido en “vocabulario evangélico” clásico y que, además, han adquirido una tremenda carga teológica no es tarea fácil. Más aún, términos que prácticamente se han sacralizado en la lengua receptora hasta el punto de condicionar la traducción adecuada de los mismos en un lenguaje comprensible para el hombre y la mujer de hoy. Cada vez que se traducen vocablos de semejante calado con posibilidades alternativas de traducción, que transmitan fielmente el sentido y la intención del texto fuente, nos encontramos con resistencia al cambio. En unos casos, la resistencia es por la costumbre del uso eclesial de terminología más o menos acuñada; en otros, se debe al uso mayoritario de una traducción determinada. Esto ocurre con Reina Valera, traducción que, con su influencia, marca el uso del lenguaje e incluso de la teología; en otros casos, es por puro desconocimiento; y aún en otros por actitudes y posicionamientos de carácter fundamentalista.

Traducir siempre es interpretar y se trata de verter adecuadamente de una lengua a otra los significados adecuados.  En el caso de los textos bíblicos, cuando traducimos un libro de la Biblia hay que hacerlo en el contexto de dicho libro, teniendo en cuenta la teología y el pensamiento del autor, a fin de no traicionar el mensaje. Se trata de traducir sin traicionar. Así se ha tratado de hacer en la nueva traducción de la Sociedad Bíblica, La Palabra, el mensaje de Dios para mí.

Veamos un ejemplo clásico de esto que estamos refiriendo.

En la carta a los Romanos (1,16.17; 2,13; 3,20.24.26; 4,5; 5,1 et. al.) y a los Gálatas (2,16; 3,6; 5,5) Pablo utiliza vocablos como dikaiosine y dikaios, así como derivados de éstos. Tradicionalmente dikaiosine se ha traducido por justicia (de Dios); dikaios por justo;  y sus derivados según el caso por justificados.

La cuestión que se plantea es de qué esta hablando Pablo al usar esta terminología.

El vocablo griego  dikaiosine,  traducido tradicionalmente por justicia (de Dios),  tiene un significado rico y complejo que habrá de ser precisado ciñéndose a su contexto. En las cartas a los Romanos y a los Gálatas, hay que tener en cuenta que, con frecuencia, tanto en las cartas de Pablo como en otros pasajes de la Sagrada Escritura, la “justicia de Dios” no es justicia vindicativa (para designar este tipo de justicia Pablo habla de la “ira de Dios”), sino justicia que salva. Así pues, al hablar de “justicia de Dios” estamos hablando de salvación.

Relacionado precisamente con este mismo concepto, se traduce la expresión clásica paulina “justificados” o “Dios nos justifica” por la de Dios nos restablece en su amistad,  No se trata solo de ser declarados libres de culpa —que sería el sentido estricto judicial del término—, sino de ser declarados libres de culpa y restablecidos en la amistad con Dios. Se trata de recuperar completamente la comunión con Dios. Esta traducción, además de hacer plena justicia al texto y a la teología paulina, es más comprensible, de acuerdo con las categorías lingüísticas del lector actual.

A la luz de cuanto acabamos de decir, no sería incorrecto traducir simplemente: Dios nos salva, es decir, nos libera de nuestros pecados y nos llama a vivir ya en el presente una especial relación de amistad con él.

Es interesante constatar que según el Diccionario de la real Academia de la lengua, justificación. (Del lat. iustificatĭo, -ōnis) es:

1. Acción y efecto de justificar; 2. Causa, motivo o razón que justifica; 3. Conformidad con lo justo; 4. Probanza que se hace de la inocencia o bondad de una persona, de un acto o de una cosa; 5. Prueba convincente de algo; 6. Justa medida del largo que han de tener los renglones que se ponen en el componedor; 7. Rel. Santificación del hombre por la gracia y la fe con la cual se hace justo.

Para la mayoría de las personas la primera acepción es la que conoce por justificación. Como ejemplo digamos que uno esta enfermo, no ha ido al trabajo, o el niño ha faltado a la escuela y precisa una justificación. En segunda acepción, la causa que justifica la falta es una enfermedad. El resto de acepciones tiene que ver con aspectos jurídicos y tan solo en séptimo lugar se hace referencia al elemento religioso.

En el uso corriente del idioma, los términos varían de sentido y es pues necesario traducir de modo que el lector actual entienda, a la primera, lo mismo que pudieron entender los lectores que originalmente recibieron el escrito.

Sin duda Pablo desea que todos entiendan que ahora nosotros, que éramos enemigos de Dios, somos libres de la culpa del pecado y somos declarados amigos de Dios, somos justificados, o sea, restablecidos en la amistad con Dios y esto no de nosotros mismos, sino por la gracia de Dios que actúa por medio de la fe en Cristo Jesús.

La Palabra está disponible en la Sociedad Bíblica de su país. Más información en http://www.biblialapalabra.com/

Autor: José Luis Andavert

Sociedad Bíblica de España

Sociedades Bíblicas Unidas

© 2011. Este artículo puede reproducirse siempre que se haga de forma gratuita y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANGÉLICA como fuente.

Otros Artículos de José Luis Andavert

LA BIBLIA Y SU TRADUCCIÓN

La Palabra, el texto en su contexto

sbe0001-600
José Luis Andavert, secretario general de la Soc. Bíblica de España, con un ejemplar de La Palabra | FOTO: SBE

(SBE / José Luis Andavert, 23/09/2011) La Palabra, el mensaje de Dios para mí es la nueva traducción de la Biblia auspiciada por la Sociedad Bíblica de España - Sociedades Bíblicas Unidas. Se presenta en dos versiones diferenciadas por el uso del español propio de España y de Hispanoamérica. La traducción está teniendo una muy buena acogida según va siendo conocida  por  creyentes e iglesias de todo el espectro evangélico en España y América. La primera edición, lanzada en 2010, fue de 60.000 ejemplares. En estos momentos está en producción una segunda edición en la que ya se han corregido erratas y, teniendo en cuenta las reacciones de los lectores, se han introducido algunas notas que dan razón de la traducción de algunos pasajes concretos. Además, se han incluido también, en algunos modelos, un amplio vocabulario bíblico y mapas a color.

La Palabra, el texto en su contexto

Dicen algunos lingüistas y traductólogos que traducir es una tarea imposible. Sin llegar a ese extremo, sí es cierto que traducir no es tarea fácil. La religión cristiana es una religión traducida. Nace en Oriente, con mentalidad semítica, de matriz judía –otra religión–, con pensamiento, usos y costumbres muy diferentes de los del Occidente de aquella época y, por si fuera poco, han pasado dos mil años desde su nacimiento hasta el día de hoy.

Poco después de su nacimiento, el cristianismo comienza a ser “traducido”, pues tiene vocación universal. En primer lugar, de los judíos llega a los “gentiles” (de lo que dan testimonio las mismas Escrituras), se difunde por el imperio romano y traspasa fronteras. En este proceso se va traduciendo y cala por dondequiera  que pasa, a pesar de todas las distancias: temporales y espaciales, lingüísticas y culturales. Es que el Dios cristiano que se hace presente en la persona de Jesucristo, se “traduce” a toda persona y lugar, porque se identifica con la realidad más profunda de todo ser humano, sin distingos de ninguna clase y sin perder, en ese proceso, la esencia del mensaje divino.

Al hablar de la traductibilidad de la religión cristiana hemos de hablar irremediablemente de la traductibilidad del libro de esa fe, la Biblia: la Palabra de Dios en palabras humanas. Ella  nos comunica el mensaje del Reino de Dios, fundamentado en la vida (incluidos hechos y palabras), muerte y resurrección de Jesús el Cristo. En fin, la Biblia, como Palabra de Dios, es el testimonio fidedigno de la Palabra encarnada, Jesucristo.

El reto al traducir la Biblia es traducir no solo palabras sino sentidos y significados. Por eso, toda traducción es una interpretación, expresada en otra lengua, del sentido que el texto tiene en el idioma fuente. Este proceso encierra muchas dificultades y tiene muchas implicaciones, pues lo que se busca es  que el lector comprenda el mensaje original. Aquí están incluidos conocimientos no solo de gramática, sintaxis y morfología (de las lenguas originales y de la lengua receptora), sino también de lingüística, semántica, antropología cultural, sociología, hermenéutica aplicada a la traducción, teología bíblica y ciencias bíblicas en general. Siendo este un ejercicio académico realizado con “temor y temblor”, pues tratamos con la Palabra de Dios, debemos hacerlo con todo rigor y honestidad intelectual.  Y debe hacerse sin perder la esencia del mensaje. Para ello confiamos en la dirección del Espíritu Santo.

En La Palabra, el mensaje de Dios para mí, los traductores han tenido en cuenta todos estos aspectos, a fin de ofrecer la mejor traducción posible al lector de habla hispana del siglo XXI. En próximos artículos de esta serie analizaremos cómo se han traducido diversos pasajes de especial interés para los creyentes. Entre tanto, esperamos que sigan disfrutando de la lectura de La Palabra y que nos hagan llegar sus impresiones.

La Palabra está disponible en la Sociedad Bíblica de su país. Más información en www.biblialapalabra.com

José Luis Andavert

Sociedad Bíblica de España

Sociedades Bíblicas Unidas

© 2011. Este artículo puede reproducirse siempre que se haga de forma gratuita y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANGÉLICA como fuente.

Otros Artículos de José Luis Andavert
Otros Artículos de José Luis Andavert

HUMOR

Ver + en: Humor...

Noticias de FEREDE

Ferede

News image
FEREDE INFORMA / ¿EN QUÉ AFECTA A LAS IGLESIAS?

En junio se reanudan los plazos administrativos y procesales que fueron suspendidos durante el estado de alarma

Con carácter general, salvo algunas excepciones y reglas específicas, los plazos administrativos y procesales que fueron suspendidos por el estado ... [+]

Ferede

News image
CRISIS DEL CORONAVIRUS / RECOMENDACIONES PARA LAS IGLESIAS

FEREDE actualiza sus recomendaciones para las iglesias tras las últimas órdenes del Gobierno

Las últimas órdenes del 16 y 19 de mayo introducen las nuevas medidas aprobadas para la fase 2 ; las ... [+]

Ferede

News image
CRISIS DEL CORONAVIRUS / PLAN DE TRANSICIÓN “FASE 0,5”

¿Cómo afecta a las iglesias evangélicas la flexibilización de la FASE 0 anunciada por el Gobierno?

A pesar de esta nueva regulación que los medios han calificado de “FASE 0,5”, FEREDE sigue recomendando, tal y como ... [+]

Ver + en: Ferede
  • Lo + Leído

  • Últimas Noticias

DESTACADOS DE ACTUALIDAD EVANGÉLICA

LA IMAGEN /

suscribete_newsletter
publicidad_banner
banner_mundoprotestante
banner_bntv
banner_radioencuentro

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POLÍTICA DE COOKIES puede obtener más información sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: