ferede logo_twitter logo_Facebook logo_yt ivoox logo_RSS
ENTREVISTA | PASTOR RAMÓN UBILLOS (Cuerpo de Cristo/REMAR)

“Los centros cristianos siguen siendo eficaces, porque tratan al adicto de forma más profunda, a nivel espiritual"

( 5 Votos )
a / A
Larger Font Smaller Font


20150703-1
Pastor Ramón Ubillos, pastor de la Iglesia Evangélica Cuerpo de Cristo y responsable de REMAR / Fpto: Remar.org

(AUDIO, 26/06/2015) Unas 200.000 personas mueren cada año en el mundo por el consumo de drogas ilícitas.

El 26 de junio es el Día Internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas. Este día, establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1987, sirve para recordar el objetivo convenido por los Estados Miembros de las Naciones Unidas de crear una sociedad internacional en la que no se usen indebidamente las drogas.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) selecciona cada año un tema para el Día Internacional y lanza una campaña anual para sensibilizar a la opinión pública acerca del problema mundial de la droga. El tema de la campaña mundial es la salud.

Como cada año, la ONU publica ese día su Informe Mundial sobre las Drogas 2015. Estos Informes anuales, se ocupan fundamentalmente de presentar un diagnóstico sobre las tendencias actuales en la producción, el tráfico y el consumo de los principales tipos de drogas ilícitas y hacen especial hincapié en las consecuencias para la salud de este consumo. En términos generales, el informe apunta a que un total de 246 millones de personas, lo que supone una de cada 20 personas de edades comprendidas entre los 15 y los 64 años de edad y tres millones de personas más con respecto al año anterior, consumieron alguna de las drogas consideradas ilícitas en 2013.

Hoy nos acompaña Ramón Ubillos, pastor de la Iglesia Evangélica Cuerpo de Cristo y responsable de la Asociación REMAR, organización cristiana pionera en la lucha contra la drogadicción en nuestro país desde principios de los 80, hoy presente en toda España y en más de 40 países del mundo.

ACTUALIDAD EVANGÉLICA: ¿Por qué sigue aumentando el consumo de drogas ilegales globalmente? Se dice que una de las causas en los EEUU, es que “la percepción del riesgo es muy baja”.

... las cadenas de la drogadicción son tremendas.

RAMÓN UBILLOS: Yo creo que vivimos en la época de la información. Ese no es el conflicto. Por un lado, están los intereses económicos de grandes organizaciones criminales y por otro, el mayor problema, el que está en el corazón de las personas, que no son responsables de lo que hacen con sus vidas ni sus cuerpos. Les ofrecen sustancias que ofrecen cierta satisfacción inmediata, y esto es lo que luego produce consecuencias en las vidas. Porque luego los dramas que se crean en las vidas... y las cadenas de la drogadicción son tremendas. Pero, Jesús ya lo dijo, “el que practica el pecado, esclavo del pecado es”; y el que utiliza sustancias para obtener situaciones en su vida, pues, se hace esclavo de ellas.

AE: La última encuesta sobre el consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito laboral en España, del Observatorio Español de la Droga y las Toxicomanías, señala la “insatisfacción en el trabajo” como un factor de la tendencia alcista en el consumo de riesgo, aunque es mayor aún en la población en paro.

El problema no es la droga, el problema es lo que te lleva a eso y la raíz que provoca todas estas cosas es la insatisfacción de los corazones

RU: Sí, la insatisfacción, a todos los niveles, es una puerta abierta a las drogas. Por eso, yo vuelvo a incidir: una vida espiritual sana te lleva a tener una satisfacción personal que te evita el buscar sustancias que te lleven a esa situación. Tu condición, entonces, es una condición natural, es real. Personas que viven en una situación de frustración intentan buscar ese equilibrio emocional en su vida tomando alguna sustancia. De hecho, no solamente las ilegales. Hay un aumento del consumo de ansiolíticos, por ejemplo, que muchos médicos están dispuestos a recetarlos de una manera automática, prácticamente, y a las personas que van a sus consultas les introducen en un sistema de atadura… se crea “una cadena de drogadicción”, tanto las legales como las ilegales. El problema no es la droga, el problema es lo que te lleva a eso y la raíz que provoca todas estas cosas es la insatisfacción de los corazones. Tanto los que para alcanzar un nivel de rendimiento laboral mayor que los demás, porque viven en una carrera por ser los mejores en su área, y hay un tipo de drogas que se consume para conseguir eso; como el otro que por la frustración busca drogas que le ayuden a superar su depresión emocional. Y probablemente, si estuvieran llenos del Espíritu de Dios no estarían deprimidos. Porque el gozo que produce la presencia de Dios en las vidas, quita todas estas cosas. De tal manera que, nosotros vemos siempre que la raíz primera de toda drogadicción es un problema de falta de espiritualidad, de presencia de Dios en las vidas de las personas, pues si no, uno nunca caería en estas cosas.

AE: También existe en países como el nuestro el elemento cultural –la cultura de la fiesta—que favorece el consumo de drogas por motivos lúdicos, ¿no?

RU: Claro, en nuestro país esa cultura también ha afectado. Las drogas inhiben a las personas de las precauciones que puedan tener en cualquier área, tanto en la conducción; en el sexo; y en la posibilidad de probar algún producto de este tipo. Entonces, uno baja su nivel de protección y abre la puerta. Y a veces hay sustancias que producen sensaciones placenteras, y lo pruebas, y repites… y eso termina generando esa adicción.

...cuando hay una persona que tiene una atadura espiritual, la única forma de solucionar ese problema es tratar espiritualmente el asunto.

El ser humano tiene tres áreas: el cuerpo, el alma y el espíritu. La adicción física es la más fácil de quitar. Luego la emocional, es más difícil pero con buenos hábitos, separándose del ambiente… Y luego está la más difícil de quitar, que para nosotros es imposible, que es la atadura espiritual, donde intervienen factores espirituales que sobrepasan a la voluntad humana. Y, entonces, hay que actuar con una fuerza espiritual para vencer esas cosas. Claro, hay personas que no han llegado a tener esa atadura y con el tratamiento emocional se soluciona y, hasta ahí pueden llegar los psiquiatras y psicólogos en ayudar a las personas. Pero cuando hay una persona que tiene una atadura espiritual, la única forma de solucionar ese problema es tratar espiritualmente el asunto.

AE: ¿Qué piensas de las propuestas de despenalización de drogas, que desde diferentes sectores se vienen proponiendo para, supuestamente, acabar con el narcotráfico?

RU: Cuando facilitamos el acceso a cualquier tipo de drogas, sean legales o ilegales, aumenta el consumo. ¿Por qué? Por lo que estamos hablando, porque hay personas que sufren una relajación en situaciones concretas de su realidad y su voluntad queda abierta a la posibilidad de consumir este tipo de cosas y, si están al alcance, uno las toma. A veces jugando… a veces es verdad que hay ambientes en los que hay personas interesadas en aumentar el consumo. ¿Por qué? Porque es su negocio. Entonces introducen… y siempre lo habitual es que una persona comience drogándose gratis porque alguien le invita. Y una vez que la persona tiene una necesidad de seguir tomando aquello, entonces es cuando viene… Pero siempre, cuando el acceso es más fácil… ¡ocurre con el tabaco, eh! En la medida en que aumenta el precio del tabaco, se reduce el consumo. Sobre todo en jóvenes, cuando aumenta el precio ya, “como no me alcanza el presupuesto, entonces no fumo”. Y siempre que hay facilidad en el acceso aumenta el consumo, con lo cual aumenta el daño y las personas viven tragedias personales mayores. Por eso, lo que hace la legalización de la drogas es rebajar la dignidad de las personas y denigra a la sociedad en la que esto ocurre. Y de hecho, no hay más que ver los países donde hay libertad de consumo, como hay denigración. Incluso en países de alto nivel cultural y económico como Suiza, las personas que han quedado atrapadas por consumo de drogas duras, cuando les han dado gratis el acceso al producto, han cerrado toda posibilidad a la rehabilitación de esas personas, con lo cual les condenan a muerte. No hay esperanza para esas vidas.

...siempre lo habitual es que una persona comience drogándose gratis porque alguien le invita.

AE: ¿Cómo llega Ramón Ubillos a involucrarse en la rehabilitación de toxicómanos?

RU: Bueno, en mi historia personal, yo experimento un cambio espiritual cerca de un grupo que se dedicaba a ayudar a personas con problemas de toxicomanías. Que fue el embrión de lo que luego sería REMAR. Entonces yo me convierto en ese grupo y, como Dios no hace las cosas de forma improvisada, pues me involucro en un grupo que es el que está trabajando en estas áreas y empiezo a participar con ellos. Cuando Dios me llama al servicio a tiempo completo me introduzco en esta organización, lógicamente, y empezamos a trabajar sin conocer mucho el mundo de las drogas.

Yo me acuerdo de sentarme al lado de un toxicómano y decir, “bueno, yo no tengo nada en común con esta persona”. Mi ámbito, mi forma de ser, mi cultura, no tiene nada que ver con la de ella. Y el Señor me dijo algo importante: “Mira, bájate a un nivel un poquito más profundo porque estás yéndote por las ramas, y a un nivel un poquito más profundo sois iguales”. Y es verdad. Éramos iguales, y entonces yo podía hablar a ese nivel con las personas y entenderme y hacerme entender con ellos. Y entonces empecé a poder ayudarles en algo que no era superficial (¡es un gran problema que las toxicomanías se tratan a un nivel tan superficial!) y cuando profundizas, no somos tan distintos tú y yo. El problema del pecado, tenemos el mismo, y la salida es la misma: el perdón a través de la presencia de Cristo en las vidas. Y Él puede solucionar todos esos líos en los que uno se ha metido.

El problema del pecado, tenemos el mismo, y la salida es la misma: el perdón a través de la presencia de Cristo en las vidas.

AE: De eso han pasado muchos años…

RU: Sí, yo llevo 31 años…

AE: ¿Cree que la intervención de los centros cristianos evangélicos sigue siendo eficaz para los nuevos desafíos y las nuevas drogas? ¿Por qué?

RU: Sí, la eficacia siempre, porque la Palabra de Dios es viva y eficaz. El tema es que nosotros, coyunturalmente, reaccionamos ante el problema de una forma rápida. Porque somos sensibles;  a cualquier problema social la Iglesia Evangélica reacciona rápidamente porque está involucrada en el medio. A la Administración le cuesta mucho más reaccionar. Después de 30 años, la Administración ya ha tomado una posición, y creo que por estadísticas los centros que son de tipo oficial ocupan la mitad del campo de rehabilitación en España. Por lo tanto, la necesidad en España no es tan grande, porque hay otros centros. Pero, vuelvo a decir lo mismo: un centro terapéutico oficial (profesional) va a alcanzar los dos primeros estadios. Porque, entre otras cosas, no entienden de la posibilidad de que exista la profundidad del problema espiritual. Nosotros siempre ofrecemos la solución integral. Por eso tenemos una capacidad de solucionar los conflictos, mayor que los demás. ¿Por qué? Porque llegamos más profundamente. Y la clave del éxito (de los centros cristianos) es esa.  Luego, una vez que la persona queda liberada ya puede tomar las decisiones que quiera. Y nosotros hemos visto personas que luego recibe a Cristo en su vida, cuando han sido libres, porque el Espíritu Santo nos lleva a la libertad, y la libertad, la posibilidad de luego tomar decisiones. El libre decide. Y algunos, han decidido entregar su vida a Cristo; otros han decidido tener una realidad ministerial de ayuda a otros, incluso pastoral; y hay otros que se mantuvieron en el mundo secular, pero quedaron libres de las drogas gracias a aquellos que verdaderamente tenían fe.

Luego, personas que están así llenas, cuando se enfrentan a situaciones quizás más duras a las que pasaron anteriormente y que les llevaron a las drogas, tienen las armas suficientes para superar el conflicto. Porque ahora tienen herramientas propias para poder vencer esas situaciones, y las pasan como el barco que sube una ola, y pasan por encima de la ola, porque son capaces de superar los conflictos que vienen a sus vidas.

AE: Muchas gracias pastor Ramón Ubillos. Recordamos los datos de contacto para cualquier persona que pudiera estar necesitada o interesada en contactar con la Asociación Remar: www.remar.org | Tlf. 902 444 117


ESCUCHE AQUÍ LA ENTREVISTA COMPLETA:

Este es un extracto del programa semanal Actualidad Evangélica (Radio), producido por la Oficina de Prensa de FEREDE, en colaboración con Radio Encuentro (Radio Cadena de Vida), y que puedes escuchar completo pinchando aquí.

Fuente: Actualidad Evangélica

Newsletter AE

Noticias de FEREDE

Ferede

News image
ACCIÓN SOCIAL EVANGÉLICA

Un reportaje de EL PAÍS cita a Diaconía como entidad de referencia en la lucha contra la explotación sexual

Con sus proyectos #RompeLaCadena, y Desactiva la Trata, Diaconía se está consolidando como una entidad de referencia en la lucha ... [+]

Ferede

News image
FEREDE INFORMA

Ya está disponible el Vademécum Evangélico 2022 impreso

Sus orígenes se remontan a 1903. Publicado durante más de 100 años por la Fundación Federico Fliedner, desde 2015 FEREDE ... [+]

Ver + en: Ferede

DESTACADOS

  • Lo + Leído

  • Últimas Noticias

publicidad_banner
banner_mundoprotestante
banner_bntv
banner_radioencuentro

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POLÍTICA DE COOKIES puede obtener más información sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: