ferede logo_twitter logo_Facebook logo_yt ivoox logo_RSS
OPINIÓN / EMMANUEL BUCH CAMÍ

¿CÓMO NO PEDIROS PERDÓN? El espanto de Moria, Lesbos

( 3 Votos )
a / A
Larger Font Smaller Font

Emmanuel Buch(EMMANUEL BUCH, 07/07/2020) | 

El presente artículo, del pastor y doctor en filosofía, Emmanuel Buch, fue publicado originalmente en la revista Acontecimiento, nº 34 (2020/1), publicación perteneciente al Instituto Emmanuel Mounier. Se publica aquí con el permiso expreso de dicha revista y del autor.

¿CÓMO NO PEDIROS PERDÓN? El espanto de Moria, Lesbos

El Tribunal de Estrasburgo, Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ha avalado hace unos días (escribo a mediados de Febrero de 2020) la práctica de las “devoluciones en caliente” de la policía española, en concreto de dos personas que en 2014 saltaron la valla de Melilla y que fueron entregados a las autoridades marroquíes inmediatamente después de pisar suelo español, sin opción de ser escuchados ni de pedir asilo.

El TEDH considera en su sentencia que los dos hombres “eligieron no utilizar los procedimientos legales que existen para entrar en España” y, por tanto, la expulsión directa en la frontera, “es consecuencia de su propia conducta”. El Tribunal parece desconocer que los llamados procedimientos legales son en la práctica inalcanzables para los solicitantes de asilo; de hecho, las dos personas mencionadas llevaban dos años en los alrededores del monte Gurugú esperando la posibilidad de pasar al otro lado de la frontera. Parece ignorar también que en el puesto fronterizo donde ocurrió el salto, el de Beni Enzar, no había entonces oficina para pedir asilo. Por cierto, a modo de repique de la sentencia de Estrasburgo, Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, anunció días después el incremento de la altura de las vallas de Ceuta y Melilla en un 30% (10 metros en algunos tramos).

Más allá de recovecos jurídicos, nos hallamos ante el (pen)último capítulo de una misma política miserable de una Europa cuya visión migratoria gira en torno a los ejes de seguridad propia y de externalización. Desde luego, se trata de una tragedia compleja que no admite propuestas de solución ligeras ni demagógicas. Baste recordar que en 2015 más de un millón de personas pidieron asilo en la UE. Pero es necesario recordar también cómo se “resolvió” aquella situación dramática: el flujo se cerró tras un acuerdo de la UE con Turquía para que ejerciera de dique de contención a cambio de 6.000 millones de euros. Como solución final hacia afuera, acreditar a Turquía como carcelero. Como estrategia hacia adentro, el olvido; ahí está el silencio de los medios a falta de alguna imagen dramática que llevarse a la pantalla.

20200707 1

Imágenes del campo de refugiados de Moria, tomadas en Julio de 2017 y Enero de 2020. Nicolas Economou/NurPhotos & Dimitris Tosidis/EPA

El drama de los refugiados aspirantes a tal reconocimiento en Europa tiene nacionalidad: sirios y afganos, sobre todo. Más aún tiene rostro, uno por cada una de las personas que lo sufre. Ahí siguen, a las puertas de Europa, varados en las islas griegas del Egeo: más de 42,000 personas repartidas en Samos, Chios, Leros, Kos y, sobre todo, Lesbos. Según UNHCR, a 21 de Febrero de 2020, en la isla de Lesbos sobreviven 20.077 refugiados: 77% de Afganistán, 8% de Siria, 4% de Somalia, además de otros de Irak o Congo; del total de personas, las mujeres representan el 24% y los niños el 40% (de éstos, 7 de cada 10 son menores de 12 años; el 14% menores no acompañados). Por cierto, desde la antigua ciudad de Troas, en las costas turcas, no muy lejos de Lesbos, partió también hacia Europa hace dos mil años, el apóstol Pablo en su primera incursión a tierras europeas. ¡Qué paradoja!

Si Lesbos es un ejemplo, el campo de refugiados de Moria, cerca de Mitylene, capital de la isla, es el escándalo mayor. Pensado para recibir precariamente para 3.000 personas, en este momento acoge (?) a 20.000 seres humanos: hombres, mujeres, niños, bebés, ancianos. Supervivientes de guerras pero también de miles de kilómetros atravesados de forma precaria, bajo peligros de todo tipo, traumatizados, agotados, y ahora en ese campamento, casi abandonados y en las últimas semanas confinados, a modo de inmensa leprosería. Una letrina portátil para varios cientos de personas, muchas menos duchas, apenas agua o electricidad; habitando en su gran mayoría en tiendas construidas por ellos mismos con unos pocos palés de madera y envueltas en plásticos. El frío húmedo de la isla se convierte en un enemigo cruel para todos, calzados con chanclas playeras, vestidos con camisetas y alguna que otra manta. Las noches se hacen insufribles y se intenta combatir con pequeñas hogueras …que hace pocos meses provocaron un incendio voraz quemando los frágiles refugios de palés de madera y plásticos en el que murieron quemadas una joven y su bebé. Varias horas en la “línea” para recoger un croissant a modo de desayuno (no hay leche ni agua caliente), varias horas más para recoger una ración de comida que sirve un catering desde Atenas (¿por qué impidieron a la ong REMAR que siguiera suministrando gratuitamente los alimentos, como hizo durante meses?), y de nuevo varias horas para recibir una cena aún más frugal. Y de línea en línea pasan los días, las semanas, los meses, a veces años, a la espera de una respuesta administrativa a su solicitud de asilo, después de haber quemado antes más semanas o meses hasta que pudieron cursar la solicitud. ¿Cómo sorprenderse del número creciente de autolesiones entre adolescentes o del goteo de suicidios de los adultos?

¿Qué piensan hacer las autoridades? De momento, el gobierno griego ha anunciado su firme intención de instalar antes del verano una barrera de boyas de varios kilómetros de extensión entre la costa de Turquía y las playas de la isla de Lesbos (una distancia de apenas seis kilómetros en algunos puntos), para impedir la llegada de embarcaciones. También ha comenzado a expropiar terrenos en la isla para crear nuevos campos de refugiados, pero ahora cerrados, cárceles perfectas, a diferencia del actual, del que sus habitantes todavía pueden salir a pasear por los campos cercanos, mientras se hacen ilusoriamente ilusiones de un futuro mejor. Como único argumento para responder a las protestas de los ciudadanos de la isla ante las expropiaciones, el gobierno ha enviado varias compañías de antidisturbios. Cada día se suceden huelgas y manifestaciones, alborotos, pequeños incendios en las calles y los campos. Y se suma la amenaza del coronavirus que pueden traer consigo los refugiados que siguen llegando a diario. El cansancio y la crispación ante una situación insostenible para todos puede desembocar en cualquier momento en un estallido de ira y rabia incontrolable.

Hace siglos, en otra tierra de Moriah, Abraham levantó el cuchillo contra Isaac, pero Dios le detuvo. En esta Moria moderna y griega, el cuchillo se descarga con saña sobre el cuello de los más débiles una y otra vez, día tras día, entre la crueldad de unos y la indiferencia hipócrita de los demás. Cierto, no cabe en Europa todo Afganistán, toda Siria, toda Somalia, todo el mundo pobre. ¿Pero no cabe otra política? ¿No cabe otro corazón? ¿No hay lugar para una política con corazón? Les expoliamos allí y les rechazamos aquí. Sólo les queda un palmo de tierra en el fondo del mar como alternativa para plantar sus tiendas. ¡Cómo no pedirles perdón! ¡Cómo no avergonzarnos de nosotros mismos! 

Autor: Emmanuel Buch Camí, febrero 2020

© 2020. El presente artículo fue publicado originalmente en la revista Acontecimiento, nº 34 (2020/1), publicación perteneciente al Instituto Emmanuel Mounier. Se publica aquí con el permiso expreso de dicha revista y del autor. Las opiniones de los autores son personales y no representan necesariamente la opinión o la línea editorial de Actualidad Evangélica.

Otros Articulos de Emmanuel Buch

HUMOR

LA VIÑETA DE TUTE

Nueva normalidad...

News image
Ver + en: Humor...

Noticias de FEREDE

Ferede

News image
COMUNICADO DE FEREDE

FEREDE: “Rechazamos y condenamos cualquier intento de utilizar la religión como excusa para el odio, la violencia y el terror”

La Federación evangélica también advierte "contra la instrumentalización que desde ciertos sectores ideológicos radicales pretenda hacerse de estos hechos aislados, ... [+]

Ferede

News image
CRISIS DEL CORONAVIRUS / LIBERTAD RELIGIOSA

FEREDE expresa al Gobierno su preocupación por las restricciones crecientes a la libertad religiosa y pide “consideración” a las comunidades religiosas

En sendas cartas a la vicepresidenta Carmen Calvo y al ministro Salvador Illia, la Federación evangélica denuncia la falta de ... [+]

Ferede

News image
CRISIS DEL CORONAVIRUS / LIBERTAD RELIGIOSA

FEREDE pide al gobierno de Aragón que justifique o retire su prohibición de cantar en los lugares de culto

La Federación evangélica expresa su preocupación por una restricción tan severa a la libertad de culto, cuando la misma no ... [+]

Ver + en: Ferede
  • Lo + Leído

  • Últimas Noticias

DESTACADOS DE ACTUALIDAD EVANGÉLICA

LA IMAGEN /

suscribete_newsletter
publicidad_banner
banner_mundoprotestante
banner_bntv
banner_radioencuentro

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POLÍTICA DE COOKIES puede obtener más información sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: