OPINI√ďN / EL RINC√ďN DE WALTER

Las otras cuevas del Mar Muerto

( 3 Votos )
a / A
Larger Font Smaller Font

20200111 1

Cuevas de Qumr√°n, donde se encontraron los Manuscritos del Mar Muerto

(Walter Wasercier, 11/01/2020) Uno de los grandes privilegios de haber cursado los estudios de gu√≠a tur√≠stico en Israel es haber podido ver con mis propios ojos las m√ļltiples facetas de este peque√Īo pa√≠s de tan solo 22.000 kil√≥metros cuadrados especialmente agraciados.

Aunque siempre fue el lado histórico el que llamó más mi atención, no puedo dejar de reconocer que, para un agricultor, un científico o innovador, un aficionado al avistamiento de aves o para un amigo de la gastronomía, para mencionar algunos campos; Israel ofrece un sinfín de nuevas e inesperadas experiencias.

Esto tambi√©n sucede con los amantes del desierto que, por cierto, en Israel ocupa una superficie bastante considerable. El desierto del Neguev, el Sina√≠ en su momento y en particular los desiertos de Judea, no solo representan una gran oportunidad para deleitar la vista, sino que adem√°s atesoran un pasado lleno de historia. En este apartado y por cercan√≠a a Jerusal√©n, este √ļltimo fue siempre motivo de viajes y la visita a Kumran en particular, parte obligatoria de cualquier  itinerario tur√≠stico que se precie y ello gracias al fortuito encuentro de los llamados manuscritos del Mar Muerto.

Aunque la historia del descubrimiento de los famosos pergaminos del Mar Muerto es bien conocida, quisiera recordaros que en el a√Īo 1947 unos beduinos que merodeaban por la zona encuentran dentro de una de las m√ļltiples cuevas que la naturaleza produjo en aquella zona, unas vasijas que conten√≠an unos manuscritos en una lengua que desconoc√≠an.

El peregrinaje de estos manuscritos desde su lugar de encuentro, a trav√©s de un vendedor de antig√ľedades de Jeric√≥ quien los trocea en varios lotes hacia Jerusal√©n, su llegada a manos del profesor Sukeinik (entre otros) durante la guerra de Independencia de Israel hasta la recuperaci√≥n de una gran mayor√≠a de los mismos y posterior ubicaci√≥n en el Museo del Libro de Jerusal√©n, es digno de una pel√≠cula de acci√≥n y quiz√°s de un art√≠culo m√°s adelante.

Pero volviendo a aquellos primeros viajes al desierto de Judea, r√°pidamente tom√© conciencia de que lo que realmente me interesaba adem√°s de ver la belleza del lugar, era comprender qu√© significaba el desierto para muchos de los jerosolimitanos de la √©poca del segundo templo. Algunos desencantados con el poder local, como quiz√°s los esenios, posibles escritores de los manuscritos, otros que necesitaban espacios ‚Äúpoco contaminados‚ÄĚ para poder conspirar a placer, y quiz√°s otros que vieron en las m√ļltiples cuevas que el suelo calc√°reo de aquella zona ofrec√≠a como el mejor sitio para ocultar durante alg√ļn per√≠odo, sus m√°s preciadas posesiones hasta que el tiempo o la situaci√≥n pol√≠tica les permitiese recuperarlas.

Y hete aqu√≠ que en compa√Ī√≠a de mis profesores de la escuela de gu√≠as pudimos visitar las otras cuevas del Mar Muerto en las que aprendimos mucho sobre nuestros antepasados jerosolimitanos y en particular sobre Sim√≥n Bar Cociba, l√≠der de la segunda revuelta contra los romanos en el a√Īo 135 D.C.

Bar Kojba es el sobrenombre del l√≠der que combati√≥ contra el imperio romano durante la guerra que aconteci√≥ 62 a√Īos despu√©s de la destrucci√≥n del segundo templo de Jerusal√©n.

De este personaje se tenían noticias del Talmud y del Midras relativamente vagas, hasta que se produjeron los segundos descubrimientos de rollos en el Mar Muerto en una zona cercana a Kumran, también por beduinos que seguramente animados por los beneficios que les supuso a algunos de ellos la venta de los primeros manuscritos se dedicaron a explorar más cuevas.

Entre los documentos encontrados hay cartas de este líder militar y religioso a sus lugartenientes, en arameo, hebreo y también en griego.

Es de sobra conocido que esta segunda revuelta termin√≥ en el a√Īo 135 con la derrota de las fuerzas hebreas en la fortaleza de Betar y posiblemente aqu√≠ tambi√©n, haya sido el final de este l√≠der.

En este caso las cuevas eran el archivo temporal de los revolucionarios hasta que la derrota y posterior muerte les privó de darles un resguardo mejor.

Igual de interesante fue adentrarse en el coraz√≥n del desierto y llegar hasta la llamada Cueva de las Cartas, donde el arque√≥logo Yigael Yadin (responsable entre otras grandes obras de las excavaciones de Masada) encontr√≥ en otra cueva un bolso de cuero que conten√≠a documentos personales de una mujer llamada Babta o Babatha y que fueron fechados en el a√Īo 128 D.C.

Esta se√Īora, posiblemente de una aldea cercana a la cueva y perteneciente a una clase media alta, dej√≥ en dicho bolso convenientemente escondido en la cueva su contrato matrimonial, sus propiedades registradas, y el registro de un pr√©stamo que le hace a su marido Judah con el prop√≥sito quiz√°s de que, si las cosas no salen bien, reclamar lo que es suyo... Nada nuevo bajo el sol.

Como pod√©is ver, fue este un gran privilegio y represent√≥ para m√≠ la posibilidad de conocer m√°s a√ļn la historia de mi pueblo.

¡Hasta la próxima!

Autor: Walter Wasercier (walterw@elal.co.il)

20180709 1b

*Walter Wasercier exdirector para Espa√Īa y Portugal de la compa√Ī√≠a de aviaci√≥n EL AL, Israel Airlines. Ha sido profesor en la escuela de Turismo de Jerusal√©n y gu√≠a-acompa√Īante de grupos evang√©licos en sus visitas a Israel. Nacido en Uruguay, hijo de una familia jud√≠a, emigr√≥ a Israel en los 70 donde estudi√≥ y se form√≥, para luego trabajar en varios pa√≠ses del mundo. Desde este mes de Julio de 2018, Wasercier, a trav√©s de un art√≠culo mensual, nos revelar√° an√©cdotas y conocimientos culturales, hist√≥ricos, b√≠blicos o arqueol√≥gicos relacionados con Tierra Santa.

ESCUCHE AQU√ć LA ENTREVISTA A W. WASERCIER PARA ACTUALIDAD EVANG√ČLICA (RADIO)

¬© 2020. Este art√≠culo puede reproducirse siempre que se haga de forma gratuita y citando expresamente al autor y a ACTUALIDAD EVANG√ČLICA. Las opiniones de los autores son estrictamente personales y no representan necesariamente la opini√≥n o la l√≠nea editorial de Actualidad Evang√©lica.

Otros Artículos de Walter Wasercier

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. En nuestra POL√ćTICA DE COOKIES puede obtener m√°s informaci√≥n sobre las mismas.

Para la instalación de las cookies no exentas de consentimiento, pulse uno de los siguientes botones: